Bienvenidos al Blog de la ruta Poetas del 27

ateneo

¡Bienvenido!

“¿Aquel momento ya es leyenda? Nos fuimos a Sevilla. ¿Quiénes? Unos amigos por contactos casuales. Un buen azar que resultó destino.”
– Jorge Guillén –

Te encuentras en el blog de la ruta literaria Poetas del 27 del IES Martín de Aldehuela de Málaga.

Un blog es un lugar de encuentro abierto a la participación en el que todos pueden colaborar para compartir su conocimiento.

Hemos creado este blog con el fin de tener un espacio que nos permita divulgar todas las experiencias y los materiales desarrollados durante la preparación de la ruta literaria.

¡Os invitamos a todos a participar!

3 respuestas a Bienvenidos al Blog de la ruta Poetas del 27

  1. Daniel Vega Melero dice:

    Hola soy Daniel Vega y aquí os muestro un poema de Juan Ramón Jiménez:

    ADOLESCENCIA

    En el balcón, un instante
    nos quedamos los dos solos.
    desde la dulce mañana
    de aquel día éramos novios.

    El paisaje soñoliento
    dormía sus vagos tonos,
    bajo el cielo gris y rosa
    del crepúsculo de otoño.

    Le dije que iba a besarla;
    bajó, serena, los ojos
    y me ofreció sus mejillas
    como quien pierde un tesoro.

    Caían las hojas muertas,
    en el jardín silencioso,
    y en el aire erraba aún
    un perfume de heliotropos.

    No se atrevía a mirarme;
    le dije que éramos novios,
    …y las lágrimas rodaron
    de sus ojos melancólicos.

  2. Patricia Fredes Sulla dice:

    Hola soy Patricia Fredes Sulla y os dejo aquí un poema de Emilio Prados:
    Aparente quietud ante tus ojos.

    Aparente quietud ante tus ojos,
    aquí, esta herida —no hay ajenos límites—,
    hoy es el fiel de tu equilibrio estable.
    La herida es tuya, el cuerpo en que está abierta
    es tuyo, aun yerto y lívido. Ven, toca,
    baja, más cerca. ¿Acaso ves tu origen
    entrando por tus ojos a esta parte
    contraria de la vida? ¿Qué has hallado?
    ¿Algo que no sea tuyo en permanencia?
    Tira tu daga. Tira tus sentidos.
    Dentro de ti te engendra lo que has dado,
    fue tuyo y siempre es acción continua.
    Esta herida es testigo: nadie ha muerto.

  3. Davinia dice:

    Hola soy Davinia y os voy a mostrar una de las poesías donde Vicente Aleixandre describía la ciudad de Málaga como un paraíso. Aunque nació en Sevilla siempre le ha tenido mucho cariño a Málaga, ya que se crió en nuestra ciudad. De ahí el nombre:

    CIUDAD DEL PARAÍSO

    Siempren te ven mis ojos, ciudad de mis días marinos.
    Colgada del imponente monte, apenas detenia
    en tu vertical caída a las ondas azules,
    pareces reinar bajo el cielo, sobre las aguas,
    intermedia en los aires, como si una mano dichosa
    te hubiera retenido, un momento de gloria,
    antes de hundirte para siempre en las olas amantes.

    Pero tú duras, nunca deciendes, y el mar suspira
    o brama por tí, ciudad de mis días alegres,
    ciudad madre y blanquísima donde viví, y recuerdo,
    angélica ciudad que, más alta que el mar, presides sus espumas.
    Calles apenas, leves, musicales. Jardines
    donde flores tropicales elevan sus juveniles palmas gruesas.
    Palmas de luz que sobre las cabezas, aladas,
    merecen el brillo de la brisa y suspenden
    por un instante labios celestiales que cruzan
    con destino a las islas remotísimas, mágicas,
    que allá en el azul índigo, libertadas, navegan.
    Allí también viví, allí, ciudad graciosa, ciudad honda.
    Allí donde los jóvenes resbalan sobre la piedra amable,
    y donde las rutilantes paredes besan siempre
    a quienes siempre cruzan, hervidores de brillos.
    Allí fuí conducido por una mano materna.
    Acaso de una reja florida una guitarra triste
    cantaba la súbita canción suspendida en el tiempo;
    quieta la noche, más quieto el amante,
    bajo la lucha eterna que instantánea transcurre.
    Un soplo de eternidad pudo destruirte,
    ciudad prodigiosa, momento que en la mente de un Dios emergiste.
    Los hombres por un sueño vivieron, no vivieron,
    eternamente fúlgidos como un soplo divino.
    Jardines, flores. Mar alentado como un brazo que anhela
    a la ciudad voladora entre monte y abismo,
    blanca en los aires, con calidad de pájaro suspenso
    que nunca arriba. ¡Oh ciudad no en la tierra!

    Por aquella mano materna fui llevado ligero
    por tus calles ingrávidas. Pie desnudo en el día.
    Pie desnudo en la noche. Luna grande. Sol puro.
    Allí el cielo eras tú, ciudad que en él morabas.
    Ciudad que en él volabas con tus alas abiertas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: